martes, marzo 28, 2006

Enfermos mentales, ¿Irrecuperables?

En México, las personas que padecen alguna enfermedad mental sufren también el rechazo de una sociedad que desconoce las posibilidades de curación de sus males, relegándolos al encierro y el abandono social. Sin embargo, los avances médicos y un trato más humano demuestran hoy que los mal llamados "locos" pueden reincorporarse a la vida cotidiana con éxito.

Texto: Claudia Altamirano
Fotos: Octavio Hoyos.
José Andrés Arriola perdió a su familia, su casa y todo su patrimonio tras su divorcio. Su situación económica fue empeorando hasta que cayó en la indigencia. Solo, sin recursos y enfermo de los nervios, desarrolló un trastorno de bipolaridad que lo llevó a un hospital psiquiátrico. Después de un año de tratamiento, está tranquilo y consciente: quiere empezar de nuevo: "Quiero conseguir un empleo para rentar un cuarto y pagar mis alimentos, el medicamento aquí me lo seguirán dando. Planeo salir a sociedad otra vez, es un poco tardado conseguir empleo por la edad, pero no me siento desamparado, hay amigos", manifiesta Andrés, muy seguro de sí mismo y de sus planes.

Los enfermos mentales han sufrido, por siglos, el rechazo de la sociedad, que los estigmatiza y margina por temor a su comportamiento, bajo la idea de que son peligrosos e "irremediables"; pero hoy, los avances en materia de fármacos y tratamiento psicológico brindan a estas personas la posibilidad de recuperar sus vidas, a pesar de sufrir un mal incurable.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el uno por ciento de la población mexicana -alrededor de un millón de personas- sufre de esquizofrenia, enfermedad que constituye la principal causa de incapacidad mental en el mundo pero que es controlable: según la dependencia, a largo plazo, el 30 por ciento de los esquizofrénicos logra una vida independiente y productiva, 50 por ciento mantiene su funcionalidad bajo supervisión y sólo 20 por ciento permanece incapacitado por la enfermedad. A este mal se suman otras enfermedades crónicas como la psicosis y las demencias; así como los derivados del abuso de sustancias y los trastornos del estado de ánimo (depresiones, ansiedad), siendo éstos los más comunes entre la población; que padece, sin saberlo o sin aceptarlo, trastornos de ansiedad y de estrés postraumático.

Mejores expectativas

El desarrollo farmacológico y los nuevos descubrimientos de la neurociencia han dado más elementos e instrumentos para una mejor atención al enfermo mental, afirma el doctor Marco Antonio López, director del hospital psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez.
El galeno asegura que hoy los psiquiatras conocen mejor las enfermedades, lo que deriva en un mejor tratamiento psicoterapéutico que otorga al paciente una expectativa muy distinta de la que tenía hace 25 años. En paralelo, la gama de medicamentos ha crecido y se ha buscado que tengan menos efectos secundarios sobre el paciente. "Esto permite tratamientos breves y sin tantos efectos negativos, para que el paciente vea resultados y se adhiera al tratamiento. Es importante que la persona tenga conocimiento de su enfermedad y cómo controlarla, para hacerlo aliado de su bienestar", manifestó.

Los nuevos esquemas de tratamiento psiquiátrico, señala López Butrón, buscan reducir al mínimo la posibilidad de la recaída y, por tanto, evitar la idea de que los pacientes no tienen remedio, lo que disminuye el abandono familiar. "Cuando logras este objetivo, la familia aprende a vivir con él y a comprender su enfermedad".

El hospital Fray Bernardino Álvarez tiene capacidad para internar a 300 personas, ofrece 250 consultas diarias y recibe 50 personas por día en el área de urgencias, registrando generalmente más del 95 por ciento de ocupación. Para recibir atención no se requiere seguro médico, sin embargo, no cuenta con servicios asilares ni de albergue, por lo que los pacientes deben abandonar sus instalaciones una vez concluido su tratamiento, que dura, en promedio, un mes. Quienes no tienen familiares o un sitio donde vivir, son canalizados a los Centros de Asistencia e Integración Social (CAIS), del Gobierno del Distrito Federal, que albergan a personas en situación de abandono social.

Los CAIS ofrecen gratuitamente a los usuarios alimentación, techo, vestido y medicamentos; así como asistencia médica, trámite de documentos legales y asesoría jurídica. Seis de ellos atienden a 1248 personas con enfermedades mentales de distinto tipo: retraso mental (604) epilepsia (65), demencias (212), esquizofrenia (349); trastornos de ansiedad (139) y trastornos con lesiones del sistema nervioso (179); constituyendo el 60 por ciento de la población total de los centros.

María Rosa Márquez, directora del Instituto de Asistencia e Integración Social -responsable de los CAIS- refiere que las personas que llegan a los Centros vienen de la calle o fueron llevados por sus familias, quienes solicitaron el apoyo porque no pueden seguirlos teniendo en casa; ya sea porque están muy deteriorados, porque son de escasos recursos o porque su comportamiento puede afectar a algún miembro de la familia.

"Antes se daba mucho que las personas dejaban a sus enfermos en la entrada de los hospitales, esa necesidad de albergar a esa población abandonada derivó en los CAIS, porque los hospitales no se dan abasto para tener a tantas personas ahí", precisó la doctora, refiriéndose a la colaboración con el hospital Fray Bernardino; donde son atendidos los habitantes de los CAIS cuando tienen brotes sicóticos. Luego de ser estabilizados, son referidos nuevamente al Centro, donde continúan con su tratamiento permanentemente.

Márquez apuntó que el objetivo del tratamiento es la reintegración a la sociedad, por lo que es muy importante que la población asuma las enfermedades mentales como cualquier otra y acepte a quienes las padecen.

Volver a empezar

El CAIS Cuemanco -donde actualmente vive José Andrés- alberga a 315 hombres con problemas severos de salud mental. No tiene pabellones ni camisas de fuerza, sólo una habitación para crisis y un área especial para los más deteriorados. Hay camas para todos con bases de piedra; comen 3 veces al día y la comida es fresca. La cocina está limpia como todas las áreas, pues hay personal de limpieza que, dividido en 3 turnos, limpia constantemente los desechos de los enfermos y los baña dos veces al día. Muy pocas veces presentan comportamientos violentos, pero la vigilancia debe ser permanente para evitarles manías, como la coprofagía (ingestión de heces fecales).

Cuemanco cuenta con un apartado en sus instalaciones, adaptado como casa habitación para convertirlo en el hogar de los pacientes más avanzados en su tratamiento, conocido como "casa de entrenamiento". El responsable del Centro, Edgar Choreño; asegura que la rehabilitación para estas personas es perfectamente posible, y sustenta su confianza en las 11 personas que egresaron el año pasado y que hoy viven de manera independiente.

Como parte de este proceso, Cuemanco cuenta con un auto lavado, que permite a los enfermos habituarse nuevamente al trabajo y tener un ingreso. El proyecto pertenece al programa "Autogenerados" del gobierno del DF, que entrega a los pacientes 40 por ciento de las entradas y reinvierte el resto en el proyecto. Rufina Ortega, coordinadora del proyecto, señaló que la finalidad es, no solo que ganen dinero y convivan con la población, sino que sepan administrar su dinero.

Durante el recorrido por el albergue nos acompaña Martín, un paciente que repite, contento, que hoy se irá a casa con su mamá. Enrique, quien padece retraso mental, nos muestra su corte de cabello y pregunta "Oye, ¿me quieres?". Adolfo riega las higueras y corta el pasto. Todos los que pueden, deben colaborar en algo con el Centro, "pues ésta es su casa y deben cooperar para que se mantenga bien", señala Choreño.

Modelo Hidalgo
En la búsqueda de una oportunidad para los enfermos mentales, durante los últimos 20 años se ha desarrollado una iniciativa que busca su reincorporación a la sociedad y un trato más digno para los que requieren permanecer hospitalizados. Se trata del "Modelo Hidalgo", que se basa en 3 ejes de acción: la prevención en salud mental a través de la información; la hospitalización, procurando que ésta sea breve y no asilar, y la fase de convivencia, que se da en las casas de entrenamiento o de "medio camino", donde se reincorporan a las actividades de la vida cotidiana.

El Modelo Hidalgo es impulsado desde el Consejo Nacional de Salud Mental, dependiente de la Secretaría de Salud. El director de normatividad y coordinación institucional, Jesús Moreno, destacó los resultados que el Modelo ha tenido en el estado de Hidalgo, donde el programa se aplica desde 1999 con el apoyo del ex gobernador Manuel Ángel Núñez y del Secretario de Salud federal, Julio Frenk. "Algunos pacientes que llevaban 20 años hospitalizados hoy viven en las casas de medio camino, algunos han obtenido su certificado de primaria y otros han encontrado trabajo. Una paciente que es de Durango encontró a su familia a raíz de la aplicación del Modelo, se les buscó y resultó que ellos ya la daban por muerta", comentó Moreno Rogel.

Pero su aplicación depende de la aceptación de los gobiernos estatales, lo que muchas veces no es posible por los recursos que se requieren o por el momento político por el que atraviesa cada estado; por lo que hasta ahora sólo ha podido ser implementado en Hidalgo, Tamaulipas y el Estado de México.

Mientras tanto, estos resultados dan esperanza a quienes aun se encuentran hospitalizados o bajo tratamiento. Desde Cuemanco, José Andrés espera el momento de retomar su vida fuera del albergue: "Quiero empezar de nuevo en la sociedad con los pies muy en la tierra…no voy a tener lo que tuve antes, pero voy a poder salir de aquí".


NUMERALIA

En México, 1 % de la población sufre esquizofrenia.
De ellos, 30 % logra una vida independiente, 50 % mantiene su funcionalidad bajo supervisión y 20 % permanece incapacitado.
(Fuente: Secretaría de Salud)

El psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez atiende a 50 personas diario en urgencias, 250 en consulta y 300 en hospitalización.
Los Centros de Asistencia e Integración Social (CAIS) albergan y atienden a 1248 enfermos mentales.
(Fuente: IASIS y Hospital Fray Bernardino)

En el mundo, 24 millones padecen esquizofrenia.
121 millones sufren depresión.
37 millones padecen alzheimer.
50 millones padecen algún tipo de epilepsia.
(Fuente: Organización Mundial de la Salud)

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Podrían enviarme un teléfono o la dirección de CAIS en el Estado de México....mi hermano tiene esquizofrenia...ayuda!
karvir74@yahoo.com.mx

Eddy Zahu dijo...

Hola que tal, mi nombre es Carolina, y tengo un primo que actualmente esta hospitalizado en el Psiquiátrico Fray Bernardino por esquizofrenia típica, apenas entró hace un par de días, pero la estancia sólo será de 15 días debido a la falta de camas y las necesidades del hospital. ¿Podrían recomendarme una casa de medio camino donde pueda continuar su tratamiento y su medicación por lo menos un par de meses más para ver si logra hacer conciencia de la necesidad de su medicación? mis correos : eddy_zahu@hotmail.com o eddyzahu@gmail.com, también, code_me@hotmail.com Gracias :D

Claudia Altamirano dijo...

Hola Carolina,

Lamento la situación de tu primo. Te comento que yo hice este reportaje hace varios años, por lo que es posible que las condiciones de los psiquiátricos hayan cambiado, o que actualmente haya más. Hasta donde yo supe, en el camino hacia Pachuca hay un centro privado de atención psiquiátrica, muy elogiado por muchos médicos, aunque yo por mi parte nunca fui allí, no puedo recomendártelo como tal, pero igual te paso los datos por si quieres visitarlo o llamar:

VILLA OCARANZA
Km 62.5 Carretera México Pachuca
Municipio de Tolcayuca Hidalgo,
C.P. 47083, Pachuca, Hgo.
TEL. 01 743 791 31 16 - EXT. 8411 Y 84 12

Espero que te sean útiles, saludos.

Eddy Zahu dijo...

Muchas gracias por la ayuda Claudia.

Voy a ponerme en contacto con el lugar lo más pronto posible. Espero que sea una opción viable.

Probablemente te comente pronto que pasó, si funcionó o no.

Claudia Altamirano dijo...

Claro, porfavor compártenos tu experiencia sobre ese lugar, para darnos una idea de él y poder dar más referencias en el futuro.

Gracias, saludos!

M dijo...

Hola. Yo estoy buscando una casa de asistencia social para poder tener ahí a mi familiar. El diagnóstico de los médicos es que ya no puede estar solo y es un peligro para él o para la familia.

Si alguien pudiera ayudarme se los agradecería ya que somos de Cuernavaca.

Unknown dijo...

Hola disculpe donde se encuentra ese centro eske yo busco uno donde internar a mi hermano xk ya no podemos con él pero mi mama es de pokos recursos

Amalia MTZ Espino dijo...

Hola yo busco uno donde internar a mi hermano xk ya no podemos con él donde se encuentra ese internado yo vivo en pesquería sercas de apodaca pero mi mama es de pokos recursos

Amalia MTZ Espino dijo...

Hola yo busco uno donde internar a mi hermano xk ya no podemos con él donde se encuentra ese internado yo vivo en pesquería sercas de apodaca pero mi mama es de pokos recursos

Unknown dijo...

Señora Claudia quisiera saber si en ese hospital cobran ya que no tengo los recursos necesarios yo quisiera saber de un hospital gratis me podría brindar información gracias

Oscar Ávila dijo...

Señora Claudia quisiera saber si en ese hospital cobran ya que no tengo los recursos necesarios yo quisiera saber de un hospital que no cobren gracias

Oscar Ávila dijo...

Señora Claudia quisiera saber de un hospital que no cobren ya que no tengo los recursos necesarios yo quisiera saber de un hospital que no cobren